Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Personal’ Category

 

LMC advertencia ATENCION 

Queremos aclarar que Nuestro Blog NO esta, repito NO esta asociado en ninguna manera al movimiento de protesta “Toy Jarto, pero creo en mi país”. Nuestro 1er post es del día 2 de Septiembre del 2008 y para la organización de “Toy Jarto, pero creo en mi país” la idea fue creada el 26 de diciembre del 2008 y formalizada el 15 de enero del 2009 según sus propios creadores. El parecido del nombre es pura coincidencia. Nuestro blog NO representa ninguna especie de organización y es solo un Blog en el cual escribimos de diversos temas aunque esto incluya temas sociales y de protesta. Alguien nos dejo un comentario diciendo como que tenemos algo que ver o como que nos hacemos pasar por esta organización y eso no es cierto por tanto hacemos la aclaración de lugar. Nosotros hemos reseñado actividades de este movimiento u organización en nuestro Blog ya que en cierta forma lo apoyamos pero siempre aclaramos que no formamos parte de esta organización. Tenemos 3 posts en los que hablamos de esa organización y NUNCA hemos dicho ser parte o estar asociados a la misma y siempre hemos dejado claro poniendo los nombres, las paginas y los números de contacto de la organización “Toy Jarto, pero creo en mi país”.

La pagina de “Toy Jarto, pero creo en mi país” es http://www.toyjarto.org, se pueden comunicar con sus miembros escribiendo a info@toyjarto.org o llamando a los números809-890-2020 y 809-304-3203. Tienen un grupo en Facebook. Los organizadores de “Toy Jarto, pero creo en mi país” tengo entendido que son Elizabeth Mateo Pérez coordinadora general, Alexander Mundaray Coordinador Ideológico y Álvaro Caamaño Coordinador de Medios. Además integran el movimiento Jorge Ulloa, Giordano Morel, Ángel Rosario,Antonio Eusebio y Emmanuel De León en la coordinación de las misiones.

Esperamos con esto dejar todo aclarado y poder seguir escribiendo para nuestros lectores…

Sr. Cervantes & Miss. Eyre

Read Full Post »

Sociedad CivilLa sociedad dominicana debe cambiar, en la actualidad existe la costumbre de justificar la ilegalidad desde la cosa más “sencilla” hasta lo más grande, aquí estamos que vemos todo muy normal, desde robarse la luz o el cable a tener una botella del gobierno, el colarse en una fila o robarle el turno a alguien, hacer trampa en un examen, mentir, comprar artículos robados (como por ejemplo un celular con lo que incentivas al robo y los asaltos). Todo eso lo vemos como algo normal y no lo es y por eso estamos como estamos.

Es tiempo de despertar ya que no es justo que en los pueblos y los barrios, se vea como un héroe a un tipo que se hizo millonario por medio del narco o un tipo que por ser funcionario logro enriquecerse de forma ilícita, porque eso pasa muchas veces y sin embargo se condena al que te roba el celular pero no al narcotraficante millonario que trafica la droga que ese infeliz consume.

Nos quejamos muchos de los funcionarios ladrones, pero, que hacemos nosotros? Decimos que en el país no se respetan las leyes, pero, y tú las respetas? Siempre he creído que el país no necesita más leyes lo que falta es que se cumplan y que nuestras autoridades tengan mano dura con quien las viole.

Otro aspecto preocupante es la violencia. Siento que vivo en otro país, antes vivía en un país de gente amable, educada, donde la gente se preocupaba por los demás y para todo tenía una sonrisa.  Ahora vivo en un país en cual ando con miedo porque si se arma una discusión lo más probable es que alguien saque un arma y el asunto se resuelva como en el viejo oeste. Un país de esposos violentos que golpean a sus esposas, un día se dan cuatro tragos la matan, matan a sus hijos y se pegan un tiro y a todos les parece algo normal. Hemos perdido la sensibilidad ante la violencia, hasta el punto de justificar que se ejecute a los supuestos delincuentes en la calle.

Por eso debemos cambiar, debemos ser honestos. Cada quien que empiece por su casa, a tu hijo, a tu hermanito, tus sobrinos enséñales a ser personas serias pero enséñales poniendo tu el ejemplo.

De todo esto ya estoy harto también.

Sr. Cervantes

Read Full Post »

crossoverhomerbenderthyb5

Los seres humanos somos criaturas de hábitos, muchos tenemos una rutina diaria. Por ejemplo durante la semana yo me levanto, me doy una ducha, me cambio, me desayuno y arranco para el trabajo. Todo en ese mismo orden, los detalles pueden variar, pero usualmente hago lo mismo todos los días. Me gusta hacerlo así.

Digo que me gusta hacerlo así porque me hace sentir en control y porque no tengo que hacer ningún plan innecesario. Tener una rutina predecible es muy reconfortante. El problema es cuando nos acostumbramos así con malos hábitos. Cuando una mala costumbre se convierte en parte de nuestra rutina diaria entonces perdemos conciencia de ella. Y lo seguimos haciendo sin pensar.

Acostumbrarse a un mal hábito lo hace más difícil de dejar de lo que realmente es. Porque uno no quiere cambiar. Cuando tratamos de eliminarlo, quedamos con un vacio en nuestra rutina que nos pone inquietos. La mejor forma de evitar ese vacío es llenándolo con algo bueno.

El primer paso de este proceso es decidirse a dejar el mal hábito. Es algo que no debes dejarlo porque alguien te dijo. El impulso para el cambio debe venir desde adentro de ti. Este impulso se crea al entender como este hábito te hace daño.

Decídete a dejar de hacerte daño

Yo considero un mal hábito el salir a beber y emborracharse. Si uno lo piensa es algo absurdo. Uno paga su dinero ganado con tanto esfuerzo para tener resaca y sentirse abatido. Le pagarías a alguien para que te dé con un palo en la cabeza? Bueno, darse un humo es básicamente lo mismo.

Además el salir a beber como una rutina puede tener otros efectos secundarios como acostarse tarde muy seguido y el gasto de dinero.

Cuando te das cuenta del daño que te haces a ti mismo, el habito se hace menos atractivo. Pero como quiera no es fácil renunciar a la costumbre porque estos hábitos no son del todo malos. Por ejemplo el salir a beber satisface la necesidad de interacción social y emoción. Todos tenemos estas necesidades es solo que hay que buscar una mejor forma de llenarlos.

Sustitúyelo por algo mejor

Dejar una mala costumbre no debería ser desagradable, pero lo es cuando sentimos que nos estamos negando a nosotros mismos. Necesitamos llenar el vacío en nuestra rutina con algo que no sea perjudicial y tenemos que recompensarnos para mantener nuestra motivación.

Supongamos que quieres dejar de salir a tomar con frecuencia. Es duro porque vas a extrañar la sensación de salir e interactuar con otras personas. Afortunadamente hay otras formas de salir y relacionarse que nos son tan perjudiciales e incluso son más económicas.

En vez de salir tarde en la noche, yo trataría de salir si es posible en el día. Levantarse temprano a hacer algo que a uno le guste. La clave es realizar alguna actividad placentera temprano, así cuando llega el viernes o el sábado por la noche, uno no siente la urgencia de salir a tomar y es más fácil de resistir el deseo.

Para cada persona funciona algo diferente. La idea es encontrar una mejor manera de satisfacer la necesidad que satisfacía la mala costumbre.

Si logras sustituir una mala costumbre con algo positivo y agradable, el cambio es muy fácil de aceptar. Una vez que eres capaz de sentir satisfacción sin perjudicarte a ti mismo, te preguntas como la vieja costumbre parecía tan agradable.

Créanme que me ha funcionado bastante…

Sr. Cervantes

Read Full Post »

clip_image002

Me encantan los fines de semana (a quien no…), ¿por qué? Puedo despertar y quedarme un par de minutos acostado sin necesidad de hacer nada. No tengo que apurarme para ir a trabajar, ni siquiera hablar con nadie. Solo me quedo ahí con los ojos abiertos y la mente en blanco. Creo que estos son de los pocos momentos de calma que tengo.

Siempre he tenido como misión personal estar calmado en todo lo que hago ya que pienso que me permite tomar mejores decisiones, estar más concentrado y en última instancia, vivir una vida libre de estrés.

Esto es lo que estoy intentando y hasta ahora me ha estado funcionando:

1) Me olvido de las cosas que no puedo resolver ahora

Por ejemplo en mi trabajo como soporte técnico, hay un montón de problemas que necesitan resolución. Algunos son críticos y difíciles de resolver y no puedo dejar de pensar en ellos ni en mi casa. Esto no es malo ya que se supone que no debo traer el trabajo a casa. Entonces establecí una regla: Nada que no pueda resolver ahora, lo olvidare hasta mañana.

¿Cuál es el punto de pensar en un problema del sistema que está en la empresa, cuando me encuentro en mi casa? Mi vida merece una mejor atención de mi parte. Algunos piensan que pensando en el problema estando en mi casa, me podría tropezar con la solución y el trabajo mañana se me haría mucho más fácil. Personalmente creo que no vale la pena sacrificar mi tiempo personal y familiar. Los sistemas del trabajo podrían estar ahí por 10 años, pero no podría ir atrás o recuperar el tiempo de mi vida que perdí.

2) Vivir en el Ahora

Esto es por mucho una de las mejores técnicas para lograr ser tan calmado como un Monje Zen. Un ejemplo de cómo aplicar esto es cuando me levanté este fin de semana: no tenia que pensar en nada más que en disfrutar el quedarme tirado en mi cama. Lo mismo aplica para todo lo demás que hacemos.

Si estoy escribiendo esta entrada del blog, dejo de buscar y revisar artículos interesantes. Eso lo hago más adelante cuando tenga tiempo. Para algunos quizás sea una pérdida de tiempo, ya que podemos hacer mucho con nuestra capacidad “multitasking”. Estoy de acuerdo, pero tenemos que entrenar nuestras mentes a que por momentos se concentren en una sola cosa y en nada más. Créanme cosas milagrosas pasas cuando uno se concentra.

Una vez comencé a hacer estas cosas, me concentro mejor en todo lo que hago. Después de un tiempo, uno deja de preocuparse de lo que el futuro tiene para mí. Mientras nos mantengamos dentro del plan todo va a estar bien. Tenemos un plan, ¿verdad que si?

3) Aprender a soltar

No todos los problemas en la vida se tienen que resolver. Algunos problemas son para que alguien más los resuelva, como la cura del cáncer entre otros. Otros son para no resolverse de ninguna manera. Por ejemplo si uno tiene un jefe “malvado” y hace lo posible para resolver eso, lo reporta a sus superiores o hasta va a la secretaria de trabajo, pero la situación no cambia. Lo único que uno puede hacer es o renunciar y buscar otro trabajo o aguantar al tipo. De todas formas el tipo va seguir siendo un fatal desgraciado.

Al final no podemos resolverlo todo. Entonces hay que soltarlo, parar de tratar de resolverlo. Minimizamos el daño y continuamos con nuestras vidas.

4) Poner un límite a las técnicas mencionadas arriba

Esta es la técnica más importante de todas. Hay casos en que estas técnicas no son validas.

Por ejemplo la técnica número 1 dice que olvidemos lo que no podemos arreglar ahora, hay algunos casos en que esto no aplica: tal vez algo que pueda hacer que uno pierda su trabajo si no se resuelve a tiempo o un problema familiar. Esto se aplica a las otras dos técnicas.

Estar calmado es importante pero no a expensas de perder nuestro trabajo o familia. Algunas cosas requieren urgencia y necesitamos reconocer cuáles son esas cosas.

Estar calmado no significa que tenemos que ralentizar nuestras vidas. Uno puede ser muy activo y hasta agresivamente activo en la vida, acelerarse para llegar al trabajo, cumplir con plazos de tiempo, etc. Pero estas pequeñas técnicas me están ayudando a mantenerme calmado en este mundo de caos.

Sr. Cervantes

Read Full Post »