Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Internacional’ Category

Noam Chomsky

El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. “Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

2- Crear problemas, después ofrecer soluciones.

Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

3- La estrategia de la gradualidad.

Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.

4- La estrategia de diferir.

Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5- Dirigirse al público como criaturas de poca edad.

La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. ¿Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad (ver Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

6- Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión.

Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido crítico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…

7- Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad.

Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposibles de alcanzar para las clases inferiores (ver ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

8- Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad.

Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…

9- Reforzar la autoculpabilidad.

Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. ¡Y, sin acción, no hay revolución!

10- Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen.

En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídas y utilizados por las elites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

 

Anuncios

Read Full Post »

ANTES DE QUE EL POLVO SE ASENTARA

Un capcioso parte del periódico español ABC que ignominiosamente acusa a nuestro país de cerrar la frontera a los hermanos damnificados haitianos, ha desembalsado mi copa y he decidido verter mi indignación a través de la telaraña mundial (WWW).

Aunque el momento no es el más idóneo, creo que algún hijo de Quisqueya tiene el deber de responder a los Christopher Hartley, Solange Pie y Pedro Ruquoy del mundo.

¿Cómo es posible que este instante apocalíptico se aproveche para descrédito de nuestro país por algunas personas que viven del pago de interesadas ONGS?

En el momento que esto escribo, Sábado 16 de enero de 2010, 2:00 PM (hora de República Dominicana) no conozco una persona, un barrio (rico o pobre), un hospital o clínica privada, canal de televisión o programa radial de nuestro país que no esté volcado en la recolección de ayuda para Haití; se organizan puestos de acopio de medicinas, vacunas (se acabaron las de tétanos que teníamos) comida, sangre etc.

Esta febricitante actividad ha sido puesta en marcha desde el mismo instante en que a nosotros también se nos movió la tierra y aún no se había levantado la alerta de tsunami para nuestras costas.

Antes de que el polvo se asentara el fatídico martes 12 de enero, eran Dominicanos los que estaban llevando ayuda y tratando de salvar vidas entre los escombros de Puerto Príncipe; fueron cámaras dominicanas las que generaron las primeras imágenes del ” fin del mundo Haitiano”, eran los morenitos dominicanos junto a los sobrevivientes haitianos que con picos, palas, patas de cabra, manos, uñas y dientes, rescataban a quien podían y observaban cómo las televisoras extranjeras desplegaban toda su tecnología millonaria para transmitir “LIVE” las infernales imágenes. Pero ni agua ni comida que supiera a superpotencia.

Precisamente hoy transmitían la alegre noticia de que una niña de un año y medio fue sacada de los escombros por un flaco joven de un barrio de Quisqueya que arrastró su vida por un pequeño hueco y media hora más tarde emergía con la criatura viva.

Ya para la madrugada siguiente al terremoto se habían trasladado diez cocinas móviles en las que se sirven 100 mil raciones diarias. También vimos como soldados cascos azulesrepartían unos “moros con pollo” que salían de unos camiones amarillos con letreros que ponían: “Gobierno Dominicano Comedores Económicos”. Y es que hasta nuestro gobierno, tradicionalmente desorganizado e indolente, ha mostrado una efectividad y solidaridad desconocidas incluso para nosotros mismos.

El presidente de la República, Secretario de Salud, Obras Públicas, Fuerzas Armadas… se encontraban allí antes de que el polvo se asentara. Además de aportar la cifra equivalente a 15 millones de Dólares, honrando la característica forma de vida dominicana de solidaria repartición de la pobreza.

Los hospitales de todas las ciudades están colapsados, pues a nadie se le ha negado la asistencia. Todos nuestros puertos y terminales aéreas están habilitadas para que la ayuda entre a través de nuestro país.

Tal ha sido la demostración de este pueblo que el embajador haitiano en Santo Domingo al empezar a agradecer a los dominicanos por su solidaridad no pudo contener las lágrimas y tuvo que ausentarse.

De repente Haití existe para la comunidad internacional, tenían que morirse por cientos de miles para que les hicieran caso; pero nosotros lo sabemos desde hace muchas décadas, porque sufrimos su desgracia que no es de este presente de “flat panel” en la sala de nuestra casa, porque hemos absorbido el 10% de su población con las manos extendidas en nuestras esquinas, campos y camas de hospitales, porque cavan zanjas en nuestras avenidas y se caen de andamios de nuestros rascacielos en construcción, porque estamos aquí y nos duele.

Pero esto no es de noticiarios y días de emergencia, esta tragedia tiene siglos y solo nosotros los habitantes de la Hispaniola lo hemos sabido desde siempre. Haití se escribe con H de horror, históricamente Haití siempre ha desubicado a América, históricamente huele a abandono y muerte.

Todavía me pregunto por qué la naturaleza liberó sus trágicas ondas y concentro su vaho de muerte durante un minuto y en veinticinco kilómetros cuadrados de ira como para descamarse a Puerto Príncipe de su epidermis; probablemente nunca tendré repuesta.

Exhorto a todos los dominicanos que tengan videos que evidencien la ayuda y solidaridad de nuestro pueblo que los envíen a Youtube, que las imágenes asesinen a los escritos arteros en contra de nuestra nación.

Por último seriamente propongo que los habitantes de Hispaniola por su ejemplo de convivencia sean nominados para el premio Nobel de la paz.

Dr. Carlos H. García Lithgow

*Articulo Original Del  Dr. Carlos H. García Lithgow…

Read Full Post »

 

Windows_XP_Shutdown

¿Se han dado cuenta lo mucho que dependemos de la tecnología? No sé si les pasa lo mismo pero yo me siento como raro si salgo sin mi celular, si es que se da el caso remoto de que lo olvide. Se imaginan estar sin Internet, la televisión o sin energía eléctrica en la casa, ya estamos que no podemos vivir sin todo lo que nos brinda la modernidad. Estuve pensando en cómo debía ser la vida en tiempo de nuestros abuelos y antes, cuando la gente simplemente era feliz y vivía sin todas estas cosas. Nosotros no podemos estar sin el celular o la computadora por mucho tiempo porque nos desconectamos de todo “nuestro mundo”. Yo confieso que soy uno que sin muchas de estas cosas me siento como desarmado (soy una especie de nerd tecnológico y loco con los Gadgets).

Tal vez recuerdan que el 3 de mayo del 2008 se hizo el “Shut Down Day” que consistía en apagar las PC por todo un día, yo lo hice y fue muy divertido. ¿A cuántos de nosotros se nos pasan tiempos y no leemos un buen libro (impreso, no en la red), nos juntamos con los amigos a reír un poco o hacemos alguna actividad al aire libre?

Personalmente me voy a proponer desprenderme un poco de la dependencia de la tecnología. Aunque es bien difícil ya que hasta por motivos de trabajo estamos atados a la computadora y demás aparatos electrónicos, por lo menos en nuestro tiempo libre podemos dedicarnos a otras actividades.

Para los que se preocupan por el medio ambiente, con un solo día que apaguemos nuestras computadoras se ahorra una cantidad de energía tremenda.

¿Y ustedes que creen? ¿Nos podemos desconectar un poquito?

Read Full Post »

Hace unos días me tope con unos comentarios en un foro sobre la  discriminación que sufren los haitianos y esto me motiva a abordar el tema de las relaciones entre mi país La República Dominicana y nuestro vecino más cercano con el cual compartimos una pequeña isla, Haití.  

Por mucho tiempo a los dominicanos se nos está presentando ante la comunidad Internacional como uno de los pueblos más racistas del mundo (tal vez recuerdan aquel famoso documental y la película), lo cual es totalmente falso. Esta falsa imagen de los dominicanos le hace mucho daño al país en muchos aspectos. Si bien es cierto que algunos dominicanos maltratan a los inmigrantes Haitianos en nuestro país, los niveles de discriminación y maltrato no son mayores a los que sufren los dominicanos en Puerto Rico, España y los Estados Unidos.

Con esto no quiero decir que no debemos mejorar en cuanto a los derechos humanos de los haitianos y en acabar con la estúpida discriminación racial que reciben de algunos dominicanos, pero no podemos permitir que se nos difame por todo el mundo, por que los dominicanos no somos así. Y vivo aquí en R.D. y puedo decir que no es cierto que tratemos a los haitianos como esclavos, ni que los bateyes son campos de concentración, es verdad que en los bateyes existe una pobreza extrema pero es la misma pobreza en que viven muchos dominicanos.

Lo más preocupante de esto es que se nos quiere prohibir el derecho soberano de repatriar a los haitianos ilegales, y de decidir por nuestra constitución (que tanta sangre nos a costado) a quien se le concede la nacionalidad dominicana. Es cierto que estas leyes migratorias se deben aplicar a los ilegales de todos los países y no solo a los haitianos, pero ese es problema de las autoridades dominicanas y de nadie más.  

Dominicano levanta tu cabeza y date cuenta que esto podría ser un plan que acabaría con la soberanía nacional.  Los Estados Unidos y la Unión Europea pueden deportar y hasta encarcelar a los ilegales que están en su país, pero a nosotros se nos quiere negar el derecho a hacerlo. Eso no lo podemos permitir.

Sr. Cervantes

P.D.: Disculpen nuestros días de ausencia, la misma se ha debido a los estudios (Miss. Eyre) y a causa de una sobrecarga de trabajo (Sr. Cervantes).

Read Full Post »