Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 14 noviembre 2008

abuelos-y-abuelas

         Al entrar al establecimiento lo primero que pudimos observar fue una sala inmensa que al parecer es donde reciben a las visitas o parientes de los huéspedes de allí.

 

Mientras caminabas a través de los pasillos grandes muy parecidos a la arquitectura utilizada en el tiempo de Trujillo y Balaguer. En el pasillo pudimos ver como había mecedoras y sillas acomodadas a lo largo de las paredes de estos pasillos largo y anchas. También había de vez en cuando una mata y/ o cuadros religiosos o patriotas colocado a lo largo de las paredes.

 

Finalmente empezamos a ver par de huéspedes sentados en estos asientos, algunos hablaban entre si, otros simplemente estaban sentados allí, y muy pocos, ósea una señora, viendo la televisión. Primero fuimos a la parte del asilo donde habitaban las señoras, fuimos a una especie de sala de estar/ comedor. Allí conversamos con alrededor de 5 a 6 doñitas. No les puedo negar que al principio nos sentíamos muy ajenos y distante pero a medida que empezábamos hablar con ellas el hielo se rompió. Duramos alrededor de 5 a 10 minutos charlando con ellas y a pesar de que muchas no hablan entre si, solo se sentaban mirándose sin hacer nada más. Al menos que en ese día especifico no incluía actividades en la tarde ellas no estaban haciendo nada interesante lo cual al vernos despertó en ella un gran entusiasmo y emoción.   

 

Luego fuimos a la parte del edificio donde están hospedados lo hombres. Pues note que habían mucho mas hombres que mujeres y como que su área era un poco mas alegre que el de las mujeres. Pues si con lo hombres gozamos un poco mas al hablar con ellos, ya que nos contaban muchas anécdotas sobre lo que ellos solían hacer, el porque llegaron allí, que les gustaría tener por ejemplo un señor nos pedía casi a todas que para la próxima visita le trajeran un radio. Había un señor que oía las noticias por un radio pequeño que posee.

 

Mientras estuvimos allí, las monjas les servían una especie de merienda que consistía en leche, pan, avena, lo cual es un gesto muy acogedor.

 

Hubo sin embargo un aspecto de esta experiencia en general que no me gusto. Fue el hecho de que muchos de estos hombres  y mujeres al preguntarle si sus familiares los visitaban o si tenían nietos o bisnietos, ellos y ellas solo decían que tenían y al mismo tiempo no tenían nada. Debido a que los familiares los depositaban en esta institución y no les interesaba ir a visitarlo de vez en cuando, poder ir a darle ese calor familiar que todos necesitamos para poder sobrevivir. Es muy triste ver a estos abuelitos y abuelitas sentados allí haciendo nada y sintiéndose mal por ese sentimiento de abandono.

 

Este tipo de abandono de los abuelos y abuelas viene siendo parte del abuso de los ancianos: maltrato o descuido de ancianos dependientes o violación de sus derechos personales. El maltrato de los ancianos esta en cualquiera de los siguientes cuatro categorías:

1) Violencia física con intención de lastimar

2) Abuso psicológico o emocional, que puede incluir insultos y amenazas como la de amenaza de abandonarlo o recluirlo en una institución.

3) Explotación material o malversación de dinero o propiedades

4) Negligencia, falla intencional o no intencional en la satisfacción de las necesidades de un anciano dependiente.

5) Violación a los derechos personales, el derecho de la persona mayor a la privacidad y a tomar sus propias decisiones personales y de salud.

 

Al igual como todos tenemos necesidades de ser querido, atención, cuida personal y salud, poder hablar con alguien, asi los tienen nuestros abuelos y abuelas. Aprendemos tantos de ellos y ellas que no podemos dejarlos al margen de nuestras vidas. Como ellos y ellas estuvieron en nuestro desarrollo también deberían de ser parte de nuestro desenvolvimiento en la vida.

 

Lo mas lindo tanto para nosotros y nosotras como para nuestros abuelos y abuelas es recíprocamente compartir nuestras sabidurías y conocimientos. Aprendemos todos y todas y nos edificamos mucho más. Pero debemos de cuidarlos y darle ese “quality time” que se merecen.

 

¿Cómo es tu relación con tus abuelos y/o abuelas? ¿Tienes alguna anécdota con ellos y ellas que quisieras compartir con nosotros?

 

 

Miss. Eyre

 

                                                                          

Anuncios

Read Full Post »

crossoverhomerbenderthyb5

Los seres humanos somos criaturas de hábitos, muchos tenemos una rutina diaria. Por ejemplo durante la semana yo me levanto, me doy una ducha, me cambio, me desayuno y arranco para el trabajo. Todo en ese mismo orden, los detalles pueden variar, pero usualmente hago lo mismo todos los días. Me gusta hacerlo así.

Digo que me gusta hacerlo así porque me hace sentir en control y porque no tengo que hacer ningún plan innecesario. Tener una rutina predecible es muy reconfortante. El problema es cuando nos acostumbramos así con malos hábitos. Cuando una mala costumbre se convierte en parte de nuestra rutina diaria entonces perdemos conciencia de ella. Y lo seguimos haciendo sin pensar.

Acostumbrarse a un mal hábito lo hace más difícil de dejar de lo que realmente es. Porque uno no quiere cambiar. Cuando tratamos de eliminarlo, quedamos con un vacio en nuestra rutina que nos pone inquietos. La mejor forma de evitar ese vacío es llenándolo con algo bueno.

El primer paso de este proceso es decidirse a dejar el mal hábito. Es algo que no debes dejarlo porque alguien te dijo. El impulso para el cambio debe venir desde adentro de ti. Este impulso se crea al entender como este hábito te hace daño.

Decídete a dejar de hacerte daño

Yo considero un mal hábito el salir a beber y emborracharse. Si uno lo piensa es algo absurdo. Uno paga su dinero ganado con tanto esfuerzo para tener resaca y sentirse abatido. Le pagarías a alguien para que te dé con un palo en la cabeza? Bueno, darse un humo es básicamente lo mismo.

Además el salir a beber como una rutina puede tener otros efectos secundarios como acostarse tarde muy seguido y el gasto de dinero.

Cuando te das cuenta del daño que te haces a ti mismo, el habito se hace menos atractivo. Pero como quiera no es fácil renunciar a la costumbre porque estos hábitos no son del todo malos. Por ejemplo el salir a beber satisface la necesidad de interacción social y emoción. Todos tenemos estas necesidades es solo que hay que buscar una mejor forma de llenarlos.

Sustitúyelo por algo mejor

Dejar una mala costumbre no debería ser desagradable, pero lo es cuando sentimos que nos estamos negando a nosotros mismos. Necesitamos llenar el vacío en nuestra rutina con algo que no sea perjudicial y tenemos que recompensarnos para mantener nuestra motivación.

Supongamos que quieres dejar de salir a tomar con frecuencia. Es duro porque vas a extrañar la sensación de salir e interactuar con otras personas. Afortunadamente hay otras formas de salir y relacionarse que nos son tan perjudiciales e incluso son más económicas.

En vez de salir tarde en la noche, yo trataría de salir si es posible en el día. Levantarse temprano a hacer algo que a uno le guste. La clave es realizar alguna actividad placentera temprano, así cuando llega el viernes o el sábado por la noche, uno no siente la urgencia de salir a tomar y es más fácil de resistir el deseo.

Para cada persona funciona algo diferente. La idea es encontrar una mejor manera de satisfacer la necesidad que satisfacía la mala costumbre.

Si logras sustituir una mala costumbre con algo positivo y agradable, el cambio es muy fácil de aceptar. Una vez que eres capaz de sentir satisfacción sin perjudicarte a ti mismo, te preguntas como la vieja costumbre parecía tan agradable.

Créanme que me ha funcionado bastante…

Sr. Cervantes

Read Full Post »